Lo bueno del tabaco

Publicado: septiembre 21, 2010 en Curiosidades, Textos
Siempre se ha dicho que el tabaco es malo y todas esas cosas, pero….
Algo bueno tenía que tener…

Pues sí: Al parecer el tabaco, junto con las ratas, son la mayor fuente de investigaciones, estudios y estadísticas. Al tabaco muchos lo besan, chupan y hasta mastican, a las ratas no.

A la enfermedad del tabaco llamada “mosaico del tabaco” se debe el aislamiento del primer virus.Asimismo las células del tabaco permitieron descubrir a los botánicos la existencia de los cromosomas.

A fuer de ser sinceros debemos decir que, al parecer, algunos estudios relatan cómo el fumar en ciertos ambientes polvorientos, como las minas y demás industrias similares, el tabaco protege al fumador del polvo nocivo. Sin poder afirmar que tal cosa sea cierta, debemos añadir, sin embargo, que ello sería debido posiblemente a que el polvo sería atrapado tanto por la mayor mucosidad que producen los pulmones del fumador como por el alquitrán depositado en los mismos. Se trata de un cambio nada recomendable, por una razón bastante sencilla: el polvo puede que haga enfermar más rápidamente que el tabaco, que siempre es más lento y pasa factura más tarde, pero, en definitiva, cambiar un mal por otro peor, no es solución de nada.

El tabaco produce euforia, felicidad, etc. Efectivamente, la nicotina favorece la producción de ácido glutámico el cual estimula el sistema límbico, centro de placer. Es, de alguna manera, un proceso antinatural, por lo que lleva un precio aparejado, como cualquier otra droga más o menos denostada e ilegal.

Se dice que el tabaco quita el hambre. Efectivamente, aunque más bien lo que hace es adormecerla. Pero realmente a quien tenga dos dedos de frente no se le ocurre gastarse en tabaco lo que podría gastarse en alimentos, a menos que ello le fuera imposible.

Se dice que el tabaco potencia la memoria, el olfato, el oído y aún la vista. Pues habrá que verlo, oírlo, olerlo y recordar dónde y quién dice tal cosa, cuando los propios tabaqueros, intentando frenar de alguna manera el deterioro de su macabro negocio, ya empiezan a decir que lo que ellos fabrican es una verdadera mierda y punto. Si no, observa con qué asco coge el tabaquero éste uno de sus productos, precisamente el denominado La Mierda (sin perdón), que seguro que él no se fuma.

Se dice que el tabaco protege contra el envejecimiento cerebral, ya que la nicotina ayuda a liberar dopamina, antídoto de la enfermedad o que, según otra hipótesis, que la nicotina frena la fijación de ciertas toxinas muy dañinas para las neuronas. De ser cierta tal cosa, lo lógico sería fumar a destajo a fin de poder dejar un cerebro joven y reluciente en un cadáver viejo o hecho unos zorros.

Se decía que el tabaco protegía contra el mal de Parkinson y el de Alzheimer. Estudios posteriores han revelado que tal cosa es simplemente falsa.
Se utiliza como materia prima para pesticidas de origen natural (pero rechazado por la agricultura biológica por demasiado tóxico), productos dentales, nuevos antibióticos, plásticos biodegradables, sustitutivos de la sangre, en la fermentación de enzimas aplicadas al reciclaje de papel.

Desde hace años, está siendo utilizado para desarrollar nuevas medicinas, biopolímeros y enzimas de uso industrial.Biosource Technologies y Croptech Corporation  están insertando genes humanos y animales en plantas de tabaco usando técnicas de recombinación. Las técnicas de recombinación clásicas son caras y complicadas. Se desarrollan mediante la utilización de bacterias alteradas genéticamente. La gran ventaja de la planta del tabaco es que en ella se puede llevar a cabo todo el proceso. Los resultados, aún en fase experimental, se materializarán en forma de productos de pronta aparición en el mercado.

Un estudio presentado en la Reunión Anual de la Sociedad Americana de Microbiología, por autores de la Universidad de Florida Central, la califica como una potente sustancia para matar la bacteria causante de la tuberculosis, además de otros microorganismos.

Dicen estos autores que la nicotina no sólo inhibe el crecimiento del mycobacterium tuberculosis, sino que aniquila por completo a esta bacteria. Incluso pequeñas concentraciones de nicotina -menores de las que incluye un solo cigarrillo- presentan efectividad contra el bacilo de Koch, así como contra otras peligrosas bacterias.

Estos autores manifestan que estos resultados no quieren decir que fumar sea beneficioso. “Todo lo contrario -declaran-, puesto que los cigarrillos contienen sustancias carcinógenas”, pero será necesario investigar en más profundidad esta propiedad de la nicotina.

Científicos del Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA) de Estados Unidos han localizado las regiones del cerebro asociadas con el incremento de la atención y la concentración inducido por la nicotina. Los autores señalan que está bien establecido científicamente que la nicotina mejora la atención. En el experimento participaron 15 fumadores y 14 no fumadores. La nicotina estimulaba más la capacidad de concentración cuando los individuos eran sometidos a tareas mentales complicadas y no así cuando se trataba de tareas sencillas.

La muestra de este experimento nos parece más bien ridícula para sacar conclusiones generales.

Pero aún suponiendo que sea así, no cabe duda de que estimular la atención y la concentracióncon una droga tan dañina no puede ser nada saludable ni recomendable.

La investigación del tabaco y del resto de las plantas se encuadra dentro de la farmacognosia, esto es, el estudio de las materias primas de origen biológico para la preparación de medicamentos.

En la Facultad de Medicina de la Universidad de Standford se está desarrollando una vacuna genética contra el Linfoma de no-Hodgkin, un cáncer mortal del sistema inmune.

De los tallos del tabaco puede conseguirse celulosa para fabricar papel.

De las semillas se pueden conseguir aceites para usos industriales, tales como pinturas.

De la planta y de las hojas del tabaco se pueden conseguir proteínas de cierto valor nutritivo.

Y lo último es que, según un tal Dr. Adolfo Toledano, la nicotina aplicada a ciertas zonas del cerebro produce efectos metabólicos estimulantes en enfermos de Alzheimer, produciendo un incremento de la actividad neuronal y retrasando la muerte de algunas neuronas.

Es claro que el tabaco, al igual que otros muchos venenos que la naturaleza nos da, tienen y deben tener un lugar en este mundo y sería una locura acabar con ellos para siempre. Lo que sí es una locura es sacarlo de su contexto y consumirlo sin discriminación alguna a lo largo y ancho de todo el mundo por todo bicho viviente. Los que lo hacen ¿por qué no chupan también de vez en cuando un poco de veneno de serpiente de las de laboratorio, se comen un conejo asado de los de allí, o prueban un poco de beleño, belladona, etc.? Todo eso y muchísimo más sirve para hacer medicamentos y a casi nadie se le ocurre hacerlo. Lo cual implica que el fumar, a pesar de todo, sigue siendo . . .

…JaViVo…

logo.meponelared.wordpress.com

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s